Las Collcas de Tarmatambo; una opción turística

Las Collcas de Tarmatambo; una opción turística

por: Teobaldo Samaniego H.

Muchos se preguntan qué son las collcas y dónde se encuentran; creo que es el momento más oportuno para dispensar algunas reflexiones a este valioso patrimonio arqueológico que existen formando parte de complejos arqueológicos incas, a lo largo y ancho del Perú; sin embargo es necesario destacar las collas que forman parte del Centro Administrativo Inca de Tarmatambo por que aquí se encuentran, aproximadamente, 22 collcas ubicadas en las laderas del cerro Marca Marca. Estas edificaciones, con una superficie aproximada de 9 a 12 metros cuadrados de formas circulares y rectangulares, sirvieron como almacenes para conservar los diversos alimentos tales como: la quinua, cebada, trigo, maíz, carnes secas, papa, olluco, etc. La ingeniería inca resulta admirable por su diseño y proceso constructivo, por la ubicación y disposición de la infraestructura inca. Los visitantes advierten de cómo estas pequeñas edificaciones que a través, de una pequeña portezuela, ingresa el aire helado de manera continua para preservar en buenas condiciones los alimentos almacenados en estas collcas.

Collca de Tarmatambo

No sería posible esta observación y sensación si no halláramos en el lugar dos collcas restauradas que permiten comprender su funcionamiento y la significación tecnológica de la época para la preservación y conservación de los alimentos a fin de sortear períodos de sequía y baja producción. A raíz de la restauración, promovido por el Colegio Particular “Santa Rosa” se han dotado de otras obras adicionales como la construcción de una vía empedrada que permite el acceso de manera fácil y segura, y recientemente los voluntarios españoles que estuvieron en julio del presente año, también dejaron un valioso testimonio con miras a evitar la contaminación de la zona, en el trayecto se apreciará a espacios breves cuatro placas de reflexión sobre el arrojo de deshechos en la zona.

Collca de Tarmatambo

Como puede apreciarse, estas collcas restauradas inspiran al poblador, al visitante desplegar algún esfuerzo creativo para la continuación de un proyecto que devuelva la imagen primigenia al resto de collcas que yacen, clamando silenciosamente, una atención.

Todos los tarmeños tienen que postular a este patrimonio como una maravilla turística de Junín por su significación y trascendencia histórica. Es un buen momento para hacer conocido lo que hasta ahora estaba en el olvido.